Archivos de etiqueta: IgG1

La base molecular de la heterogeneidad de la enfermedad en afecciones autoinmunes como el Pénfigo vulgar es poco conocida. Aunque desmoglein 3 (Dsg3) se ha establecido bien como objetivo principal de los autoanticuerpos de inmunoglobulina (Ig) en PV, quedan varias cuestiones con respecto a la distribución general de los subtipos de Ig anti-Dsg3 entre los subconjuntos de pacientes y una considerable controversia sobre si un cambio de isotipo puede ser observado entre las fases de la actividad de la enfermedad. Para abordar sistemáticamente las preguntas pendientes relacionadas con la especificidad del isotipo Ig en PV, analizamos los niveles de IgA, IgM, IgG1, 2, 3 y 4 anti-Dsg3 mediante ELISA en muestras de suero 202 obtenidas de pacientes 92 con perfiles clínicos distintos basados ​​en un conjunto de los parámetros clínicos de la variable definida (actividad, morfología, edad, duración) y constante (tipo de HLA, sexo, edad de inicio) y muestras de suero 47 de controles compatibles con HLA e incompatibles. Nuestros hallazgos brindan respaldo para estudios anteriores que identifican a IgG4 e IgG1 como los anticuerpos predominantes en PV con niveles significativamente más altos en pacientes activos que en pacientes remisivos. No vemos evidencia de un cambio de isotipo entre las fases de la actividad de la enfermedad y la remisión, y los subtipos IgG4 e IgG1 permanecen elevados en los pacientes remisos en relación con los controles. Sin embargo, descubrimos que IgG4 es el único subtipo que distingue aún más a los subgrupos de pacientes con PV en función de las diferentes morfologías de la enfermedad, la duración de la enfermedad y los tipos de HLA. Estos datos proporcionan una mayor comprensión de los mecanismos inmunes responsables de la expresión fenotípica de la enfermedad y contribuyen al esfuerzo más amplio para establecer inmunoprofiles integrales subyacentes a la heterogeneidad de la enfermedad para facilitar intervenciones terapéuticas cada vez más específicas e individualizadas.

Artículo completo disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22779708

El pénfigo es un trastorno crónico y ampolloso muco-cutáneo crónico; dos variantes principales son pénfigo vulgar (PV) y pénfigo foliáceo (FP). PV es el subtipo más común, variando entre 75 y 92% del total de pacientes con pénfigo. Aunque no se realizan estudios basados ​​en la comunidad para estimar la incidencia del pénfigo en la India, es relativamente común. Una encuesta basada en un cuestionario en el distrito de Thrissur, en el sur de la India, estimó que la incidencia del pénfigo era 4.4 por millón de habitantes. La mortalidad debida al pénfigo ha disminuido notablemente con el uso agresivo y generalizado de corticosteroides, antes de lo cual era tan alta como 90%. Las dosis altas de corticosteroides se utilizaron una vez en combinación con otros inmunosupresores con buena mejoría, pero tales dosis altas de corticosteroides a menudo se asociaron con efectos secundarios graves y fueron responsables de la muerte de casi el 10% de los pacientes. Con el objetivo de reducir los efectos adversos a largo plazo, se introdujo en 1984 el tratamiento con pulso de dexametasona ciclofosfamida con dexametasona (DCP). Desde entonces, el DCP o los corticosteroides orales con o sin inmunosupresores adyuvantes (azatioprina, ciclofosfamida, micofenolatemofetilo y ciclosporina) han sido la piedra angular de la terapia para estos trastornos en la India. A pesar de los beneficios asociados con el tratamiento con DCP en comparación con los esteroides orales de dosis altas, no se puede negar que incluso el tratamiento con DCP con o sin adyuvantes puede provocar numerosos eventos adversos, que son responsables de la mayoría de las muertes en pénfigo. Además, son pocos los pacientes que no mejoran con estos tratamientos convencionales o tienen contraindicaciones para su uso. Por lo tanto, ha habido una búsqueda constante de nuevas modalidades terapéuticas en el pénfigo. Rituximab (Reditux. Dr. Reddy's, Hyderabad, India y MabThera TM , Roche, Basilea, Suiza), un anticuerpo IgG1 quimérico monoclonal que se dirige al antígeno de superficie celular específico de células B, CD20, es una de las nuevas terapias novedosas para el pénfigo (una indicación no indicada para su uso. Hasta el momento ha sido aprobado por la FDA para uso exclusivo en linfomas no Hodgkin CD 20 + B, artritis reumatoide resistente al tratamiento, granulomatosis de Wegener y poliangitis microscópica).

Actualmente no hay consenso sobre la dosis óptima y el calendario de rituximab en el tratamiento del pénfigo. Los diversos protocolos de tratamiento seguidos incluyen:

  1. Protocolo de linfoma: el protocolo más seguido. Rituximab se administra a una dosis de 375mg / m 2 Área de superficie corporal semanal durante cuatro semanas.
  2. Protocolo de artritis reumatoide: se administran dos dosis de rituximab 1g en un intervalo de días 15. Cada vez más utilizado por los dermatólogos y es el protocolo que se sigue actualmente en nuestro instituto. La ventaja sobre el protocolo de linfoma incluye menos costos y menos infusiones.
  3. Terapia de combinación: Rituximab se ha utilizado en combinación con IgIV, inmunoadsorción y terapia de pulso con dexametasona.
  4. Tratamiento con rituximab a largo plazo con infusiones regulares cada 4 o 12 semanas después de un ciclo de inducción de infusiones cada semana

El artículo completo se puede ver en: http://www.ijdvl.com/article.asp?issn=0378-6323;year=2012;volume=78;issue=6;spage=671;epage=676;aulast=Kanwar