Archivos de etiqueta: inmunofluorescencia

La relación entre el penfigoide bulloso (BP) y la enfermedad neurológica ha sido objeto de numerosos estudios recientes y antígenos de BP y sus isoformas se han identificado en el sistema nervioso central (SNC). Si bien los datos epidemiológicos apoyan esta asociación, se sabe poco sobre el mecanismo patogénico detrás de este vínculo y las características inmunológicas de los pacientes con BP y enfermedad neurológica, además de la esclerosis múltiple (EM), no se ha estudiado. Nuestro objetivo fue comparar la respuesta inmune cutánea en pacientes con BP con y sin enfermedad neurológica, para investigar si existe o no un perfil inmunopatológico distintivo en pacientes con BP y enfermedad neurológica concomitantes. Se incluyeron 72 pacientes con PA y se dividieron en dos grupos; aquellos con enfermedad neurológica (BP + N, n = 43) y aquellos sin (BP-N, n = 29).

Los pacientes en el grupo BP + N tenían una enfermedad neurológica confirmada por un médico hospital, neurólogo o psiquiatra con imágenes neurológicas positivas, cuando correspondía, o un puntaje Karnofsky de 50 o menos debido a una discapacidad mental. Todos los sueros se analizaron con inmunofluorescencia indirecta (IIF) usando diluciones en serie hasta 1: 120000, inmunotransferencia (IB) y ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) para BP180 y BP230. Los títulos medios de anticuerpos por IIF fueron 1: 1600 vs. 1: 800 para BP-N y BP + N, respectivamente, aunque la diferencia no alcanzó significación estadística (P = 0.93, prueba U de Mann-Whitney).

Los valores de ELISA tanto para BP180 como para BP230 no difirieron significativamente entre los dos grupos. De manera similar, los autoanticuerpos contra antígenos específicos identificados por ELISA e IB no se relacionaron con la presencia de enfermedad neurológica. Los resultados de este estudio indican que los pacientes con BP y enfermedad neurológica muestran una respuesta inmune tanto a BP180 como a BP230, por lo que el vínculo entre el SNC y la piel no depende de un antígeno específico, pero posiblemente ambos antígenos o sus isoformas pueden estar expuestos. después de un insulto neurológico, y desempeñar un papel en la generación de una respuesta inmune.

Red Social de Alertas Científicas

El pénfigo es una rara enfermedad autoinmune vesiculobullous que exhibe ampollas en la piel y la cavidad oral. Es causada por autoanticuerpos dirigidos contra antígenos en la superficie de los queratinocitos. Todas las formas de pénfigo están asociadas con la presencia de autoanticuerpos circulantes y fijados a la piel. El pénfigo vegetante es una variante clínica rara del pénfigo vulgar y abarca hasta un 5 por ciento de todos los casos de pénfigo. A continuación presentamos la presentación oral de pénfigo vegetans. Describimos a un hombre de 33 que fue remitido a nuestra clínica quejándose de llagas en la boca, dolor de dientes y múltiples pústulas. Durante el examen clínico pudimos reconocer múltiples pústulas, áreas ulceradas en la encía y placas blanquecinas de la mucosa. Los hallazgos clínicos, histopatológicos e inmunofluorescentes directos fueron compatibles con el pénfigo vegetante.

Artículo completo disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23122017?dopt=Abstract

Contexto.-El pénfigo es un grupo de enfermedades vesiculobullous autoinmunes caracterizadas por inmunoglobulina G (IgG) anticuerpos dirigidos contra proteínas de adhesión desmosomal, con IgG4 siendo la subclase predominante en enfermedades activas. La inmunofluorescencia directa para IgG realizada en tejido fresco congelado juega un papel crucial en el diagnóstico del pénfigo. Sin embargo, el diagnóstico puede verse obstaculizado cuando el tejido congelado no está disponible. Objetivo. Evaluar la utilidad de la inmunohistoquímica para IgG4 realizada en secciones de parafina como prueba diagnóstica de pénfigo. Diseño.-Se estudiaron 18 casos de pénfigo confirmados por inmunofluorescencia (12 pénfigo vulgar, 6 pénfigo foliáceo). Cuatro muestras normales de piel y especímenes de enfermedad vesiculobulloide 32 nonpemphigus sirvieron como controles. Las secciones de parafina de todos los casos se examinaron inmunohistoquímicamente para la expresión de IgG4. La positividad se definió como una inmunorreactividad continua, condensada y distinta localizada en las uniones intercelulares de los queratinocitos. Resultados. Las inmunotinciones se evaluaron de forma independiente por los patólogos 3, con un acuerdo 100% interobservador. Nueve de los casos de 12 pénfigo vulgar (sensibilidad 75.0%) y 4 de 6 casos de pénfigo foliáceo (sensibilidad 66.7%) fueron positivos para IgG4 inmunoensayo. La sensibilidad general fue 72.2%. Una muestra de control (penfigoide bulloso) mostró positividad para IgG4 (especificidad 97.2%). En las muestras que demostraron acantolisis, los casos 8 de 10 pénfigo vulgar (sensibilidad 80.0%) y 4 de 4 pénfigo foliáceo (sensibilidad 100.0%) fueron positivos para IgG4. La sensibilidad global para las muestras con lesiones acantolíticas fue 85.7%. Conclusión. La inmunohistoquímica para IgG4 proporciona una prueba razonablemente sensible y altamente específica para el diagnóstico de pénfigo, especialmente cuando no se dispone de tejido congelado, y se examinan las lesiones acantolíticas activas.

Artículo completo disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23106586?dopt=Abstract

FONDO:

La rosácea es una dermatosis común que puede involucrar el área calva del cuero cabelludo. Divulgamos el caso de un hombre que presenta síntomas clínicos de la rosácea de la frente y del cuero cabelludo, pero con una imagen histológica del pénfigo benigno crónico familiar.

PACIENTES Y MÉTODOS:

Un hombre de 47 con un historial de enfermedad de Hailey-Hailey había estado presentando dermatosis faciales por 5 años. Las características clínicas fueron eritema con pústulas y escamas localizadas en la mitad de la frente y el área calva androgénica del cuero cabelludo frontal. El aspecto histológico de la biopsia cutánea mostró una hendidura y ancantolisis suprabasilar en todos los niveles de la epidermis y un infiltrado perivascular escaso. La inmunofluorescencia directa fue negativa. Estos hallazgos fueron típicos de la enfermedad de Hailey-Hailey. En base a los hallazgos clínicos, y sin tener en cuenta los resultados de la biopsia de piel, se administró tratamiento con doxiciclina y un antimicótico tópico durante 3 meses, lo que condujo a la remisión de los síntomas.

DISCUSIÓN:

El sitio de la rosácea en el área calva del cuero cabelludo en los hombres se describe en la literatura, y cuando está presente, probablemente se ve reforzada por la exposición a la radiación UV. En este paciente, las características histológicas se interpretaron como histopatológicamente equivalentes al fenómeno de Köbner.

artículo completo disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23122375?dopt=Abstract