Eventos

El siguiente es un extracto del artículo, "Breaking Bad: IgG4 in Autoinmunidad" de Tendencias de la ciencia.

IgG4: ¿amigo o enemigo?

by ERIC M. MUKHERJEE & AIMEE S. PAYNE

Nuestro laboratorio investiga una enfermedad mediada por autoanticuerpos rara y debilitante llamada pénfigo vulgar, en la cual el sistema inmunológico genera anticuerpos contra desmogleínas, que son proteínas responsables de mantener unidas las células de la piel. El resultado es una formación de ampollas dolorosas, a veces mortales, en la piel y las membranas mucosas, que requieren poderosos supresores inmunitarios como los esteroides, el micofenolato y el agente anti-células rituximab para el control de la enfermedad. Debido a que el pénfigo vulgar tiene un objetivo bien caracterizado, lo estudiamos como un modelo de enfermedad autoinmune para comprender mejor por qué y cómo el sistema inmunológico comete errores, para poder desarrollar mejores formas de revertir estos errores y, por lo tanto, tratar mejor la enfermedad.

Se sabe que los pacientes con pénfigo vulgar tienen autoanticuerpos de las subclases IgA1, IgA2, IgG1 e IgG4, con IgG4, en particular, un marcador de enfermedad activa. Como se mencionó anteriormente, el IgG4 generalmente se considera un anticuerpo antiinflamatorio, inducido durante estados de estimulación inmune crónica para amortiguar la enfermedad.

Apicultores e individuos que se someten a una terapia de desensibilización alérgica desarrollan respuestas de anticuerpos IgG4 que se cree que bloquean los síntomas causados ​​por IgG1 o IgE que reaccionan a los mismos estímulos, una de las razones por las cuales las personas pueden superar una alergia desde la infancia. Sin embargo, en el pénfigo vulgar, la región variable del anticuerpo es suficiente para interrumpir la adhesión de las células de la piel y causar ampollas, por lo que tratar de suprimir estas regiones variables indisciplinadas con una región constante que respeta la ley no puede anular este efecto patológico. Por lo tanto, aunque el sistema inmunitario está intentando todos sus trucos habituales para detener la enfermedad, el cambio de las células B a la subclase IgG4 no permite que los pacientes con pénfigo vulgar superen o remitan la enfermedad, sino que se convierten en la característica inmunológica definitoria de su enfermedad.

Continuar leyendo el artículo completo en Tendencias de la ciencia.

Este artículo fue publicado originalmente en Tendencias de la ciencia en octubre 19, 2018.